Roma, la hacienda de los Larco | Blog

Roma, la hacienda de los Larco

roma, la hacienda de los larco

Dentro de los inmigrantes italianos del siglo XIX. Existió una familia cuyos negocios llegaron a ser los más importantes en el país; así como las posiciones que ocuparon muchos de sus integrantes en la sociedad peruana, tanto en el ámbito político como social, económico, cultural y filantrópico. La familia Larco provienen de Rapallo (Italia). Siendo uno de los primeros don José Alberto Larco Herrera Bruno, llega a Lima en el año 1850.

En el año 1867, los hermanos Andrés y Rafael Larco Bruno (hermanos de José Alberto), establecidos en Lima emprendieron el negocio de cultivo de algodón y fomento de la penca de la cochinilla en el valle de Virú, tomando en arrendamiento el fundo “San Idelfonso“.

Cinco años después en 1872; adquirieron en el Valle Chicama el arrendamiento del fundo “Chiquitoy”, para dedicarse al cultivo de la caña de azúcar, con una extensión de 200 fanegadas. Sobre esta base se estableció la sociedad agrícola “Larco Hermanos“; que para ensanchar sus negocios en 1878, adquirieron las haciendas “Tulape” y “Cepeda”‘ tomando como arrendamiento la de “Mocollope”.




¿Que paso con las hacienda de los Larco, Haciendo Roma?

Por decisión de ambos hermanos Tulape y Cepeda queda en mano de don Andrés y Chiquitoy de don Rafael. Dicen que don Andrés viaja a Italia, al Vaticano, para ver al Papa, con el fin de obtener una gracia, una bendición del Pontífice, pero le niega tal pedido a don Andrés; el Papa le dice que se vaya a la plaza mayor de Italia para que comiera una carga de alfalfa. Andrés regresó a Tulape, ya en la hacienda dijo… “en mi Roma mando yo“; desde entonces Tulape pasó a llamarse Roma hasta la actualidad.

roma, la hacienda de los larco 2

En 1901, don Victor Larco Herrera, hijo del fallecido Rafael, compró la hacienda Roma a su tío Andrés, convirtiéndose en el mayor terrateniente del Valle Chicama.

En 1921, Victor Larco tuvo dificultades económicas. Presionado por las huelgas de los trabajadores, decretó un aumento general de salarios, pero no pudo cumplir, por lo que se reinició la huelga. Por tal razón don Victor Larco cerró el ingenio de la hacienda y manda procesar su azúcar en Casa Grande.




En 1922. Roma quebró y por lo tanto don Victor Larco se vió obligado en 1927, vender sus propiedades a Casa Grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *