¿Profesor Nativo o No?

“Estoy más que cualificado y capacitado para enseñar, que en el fondo es de lo que se trata”.

Empiezo el post con una cita de Adriana Bausells Espin recogida de su artículo “La excesiva obsesión por el profesor nativo” en el blog de 20 minutos. Me llamó la atención por el debate que generó.

El profesor de lengua extranjera, ¿nativo o no? Independientemente de que la “obsesión” por el profesor nativo pueda ser moda o marketing, ¿estamos hablando de una necesidad?

Hablo desde mi condición de profesora de idiomas nativa y no nativa. ¿Cómo? :/ Sí. He enseñado el catalán como catalana nativa, y el francés y el inglés como no nativa. ¿Soy mejor profesora de catalán que de francés o inglés? En mi caso particular, NO. ¿Por qué? Porque con éstas dos últimas lenguas tuve la experiencia de aprender sus respectivas gramáticas desde cero, lo que me capacita para comprender mejor las dudas de mis alumnos y responder a sus cuestiones. Entonces, ¿soy peor profesora de catalán que de francés o inglés? TAMPOCO. Con el caso del catalán, ser nativa me otorga una fluidez y un conocimiento de la lengua actual a nivel de calle y de distintos registros que probablemente no tenga un no nativo que no haya vivido estancias prolongadas en una comunidad catalanoparlante. Ah muy bien, pues si todo va a quedar en un “depende” no hacía falta escribir un post. Sí que hacía falta. No vengo a generar más dudas sino a tratar de disiparlas.

Ya he hablado de mi condición particular, ahora a ver qué dicen los expertos y los interesados.

Susana Lakatos y Antonio Ubach, en las actas del VI Congreso de la Asociación para la enseñanza del español como lengua extranjera, tratan las ventajas y desventajas que puede tener el profesor no nativo:

Problemas:

  • dominio de la lengua
  • complejo de inferioridad
  • situación artificial (enseñante y aprendiz comparten lengua materna pero deben comunicarse en otra)

Ventajas:

  • su enfoque coincide con el del alumno
  • puede aportar información de tipo comparativo
  • sabe cuáles son los errores que puede cometer el aprendiz y puede adelantarse a ellos

De nuevo empate técnico.

En su artículo “Profesores nativos, sí, pero sobre todo expertos” en El País, Pilar Álvarez afirma que los especialistas y los representantes de asociaciones de padres y alumnos sostienen que la importancia está en lo buen profesor que uno sea, independientemente de su nacionalidad. Como señala el presidente de Concapa, “un inglés sin conocimientos en pedagogía no sirve”.

Sacamos en claro que el enseñante del idioma en cuestión debe ser buen profesor.

Saber utilizar un idioma, es más, dominarlo, no capacita automáticamente para enseñarlo.

El argumento más utilizado para defender el profesor nativo ha sido el tema del “acento”. Sólo un nativo puede hacer aprender el idioma con el acento correcto. ¿Es eso cierto? Indudablemente, hay que educar el oído para saber identificar exactamente todas las variaciones que componen el nuevo idioma. Pero eso no lleva a que el estudiante termine hablando con el acento del profesor. Mis alumnos madrileños no hablan catalán con mi acento, ni con el acento de las películas y canciones que les pongo o escuchan por su cuenta. Lo hablan con el suyo. Además está la cuestión del “acento correcto”. ¿Es mejor el acento gerundense que el valenciano? Pues no. Del mismo modo que no es mejor el acento de Valladolid que el de Córdoba. Ni el de París que el de Marsella. Son diferentes. Punto. Como dice el profesor Ubach “lo del acento es absurdo… el 90% de los hablantes del español no tienen acento de Valladolid porque son sudamericanos “.

El argumento que sí apoyo en defensa del profesor nativo es el del mejor conocimiento de la cultura. Lengua es cultura. Cuando hablamos otra lengua estamos zambulléndonos en otra cultura. Como señala Rot Pryde (Director del British Council en España) en el artículo citado anteriormente: “Los no nativos pueden fallar en el conocimiento de la cultura contemporánea de un país”.

¿Cuál es mi conclusión en base a mis conocimientos teóricos y mi experiencia?

Los profesores no nativos suelen ser mejores que los nativos cuando enseñan los niveles básico e intermedio por la experiencia de aprender la gramática de cero que comenté anteriormente. Conocen los false friends, faux amis, “falsos amigos”.  Tienen más facilidad para entender y solucionar las dudas de los estudiantes, porque comparten un mismo enfoque.
Los nativos tienen generalmente siempre mayor dominio de su idioma y de su cultura que un no nativo, y si tienen capacidad pedagógica, son mejores para los niveles más avanzados y para conversación.

Deja un comentario