15 Consejos para leer libros en voz alta a los niños

Leer un libro a tus hijos fomentará el amor por la lectura y familiariza a los niños desde pequeños con la visita a biblioteca y su búsqueda de conocimiento por medio de los libros, pero, ¿por qué es importante leer a los niños a temprana edad? Leer en voz alta a los niños es una actividad atractiva: fortalece la relación padre-hijo y es una acción que prepara a los niños para su permanencia en la escuela.

Un niño que recibe lecturas diarias tendrá un vocabulario más fluido, se expresará mejor y tendrá más curiosidad por leer y aprender sobre muchos temas. Leer en voz alta es agradable y crea el hábito de escuchar, aumenta la capacidad de atención, acrecienta el deseo de aprender a leer.

Tu voz es magia para tu hijo, y lo esencial de leerles un cuento es estar juntos, compartiendo una lectura como una simple actividad. No requiere habilidades técnicas especiales o complicadas normas, basta con seguir el texto y emprender una lectura dialógica con el niño, llena de intercambios emocionales.

Y lo más importante, ¿cómo leer resúmenes de libros en voz alta a los niños? Aquí tienes 15 consejos que siempre debes tener en cuenta al leer junto a ellos:

Los 15 Mejores Consejos para Leer un Libro

  • Elige un lugar cómodo para sentarte.
  • Muéstrale la portada y habla sobre una introducción del contenido de la lectura.
  • Recita o canta las canciones infantiles de la historia.
  • Elimina otras fuentes de distracción: televisión, radio, música, celular.
  • Permite que tu hijo observe las páginas del libro con claridad.
  • Enséñale las figuras, háblale de ellas; cuando tenga más edad, pídele que señale ciertos colores o acciones y que pase las páginas por sí mismo.
  • Lee con participación, crea las voces de los personajes y usar expresiones faciales para contar la historia.
  • Varía el ritmo de lectura: desde lo más lento a lo más rápido.
  • Hazle preguntas: ¿qué crees que pasará ahora?
  • Deja que el niño haga preguntas y aprovecha la oportunidad para responder más allá de lo que interroga.
  • Deja que el niño cuente la historia.
  • Permite que tu hijo seleccione los libros para leer.
  • Vuelve a leer sus libros favoritos, incluso si hace las mismas preguntas, responde con entusiasmo.
  • Llévalo a la biblioteca y explícale que es un lugar acogedor con una amplia selección de libros.

Reserva un momento particular del día para la lectura: antes de la siesta o de dormir, después de las comidas, eligiendo momentos en los que ambos estén relajados. Solo unos minutos al día son suficientes. Aprovecha los momentos de espera: durante un viaje, una visita al médico. La lectura también puede ser de gran consuelo para el niño cuando está enfermo.

Deja un comentario